Prenatal – postnatal – locura

Porque no es suficiente con la discriminación laboral, los bajos sueldos, la competencia con desventaja y las barreras para acceder a altas posiciones en el trabajo, con ustedes, señoras y señoritas, la injusticia social más penca de todas: el subsidio maternal, más conocido como pre y postnatal.

Si está en una situación embarazosa avanzada -digamos, de más de 30 semanas, como yo-, lo lógico es que se ponga a pensar en cómo changos sobrevivirá con la tremenda panza, la imposibilidad de moverse ágilmente, los pies hinchados y el preocupante parecido a una rosadita leona marina. Es que no. Nadie puehe, gaia.

Ya, suegras, madres, abuelas, tías, vecinas y viejas metiche, ya sabemos que en sus tiempos, las mujeres seguían trabajando no más, al pie del cañón, y que no podían dejar la pega por la guagua. Pero asumamos (POR-FA-VOR) que los tiempos han cambiado, que los niños son diferentes y que las sociedades han ido avanzando en lo que a políticas sobre maternidad se refiere. Ahora, las mujeres podemos tomarnos un “descanso” (en un sentido MUY figurado) antes de que nazca la guagua y otro después, y -oh, maravilla (?)- el Estado deberá procurarnos una “remuneración” a cambio de cuidar  de los ciudadanos del mañana, al menos hasta que tengan cinco meses y medio.

Seguramente muchos pensarán… o quizás lo dicen porque no piensan tanto… no sé… que las mujeres “nos embarazamos” (¿solas?) de patudas, para poner en aprietos al empleador con el fuero maternal y que, más encima (!), el Estado nos mantenga. Ciertamente los grandes genios tras la legislación vigente pensaron algo parecido, porque la forma de calcular el subsidio (¡y los requisitos para obtenerlo como si fuese un favor que nos hace el Estado y no un derecho!) es aberrante.

Para usted, madre o futura madre que está en estos lamentables trámites, le dejo en fácil cómo es la cuestión, de modo que no tenga que estar, como yo, buscando en los sitios web del gobierno en onda lenguaje leguleyo – lenguaje incomprensible- leguleyo, leguleyo, leguzzzzzzz:

(Fuentes: http://compin.redsalud.gob.cl/ http://www.chileatiende.cl http://www.dt.gob.cl http://www.supersalud.gob.cl)

PARA TODAS

El cálculo del subsidio, en términos simples, es que usted pone a pelear dos numeritos:

En esta esquina, el promedio de los últimos tres sueldos antes de embarazarse, reajustado por el IPC, y aumentado en un 10%

VS.

En la otra esquina, el promedio de los últimos tres sueldos antes de otorgada la licencia del prenatal (que se da a las 34 semanas).

Contrario a lo que uno pudiese creer, gana el más chico. O sea, es como cuando Rocky le gana a Iván Drago. Queda pa la cagá, pero es el que vale. Chiquillas: NOS PAGAN EL MENOR DE LOS MONTOS CALCULADOS.

Aquí viene lo bueno: los requisitos.

PARA TRABAJADORAS DEPENDIENTES

  • 6 meses de afiliación a AFP
  • 3 meses de cotizaciones dentro de los 6 meses previos a la licencia de prenatal
  • Estar afiliada a Isapre o Fonasa

Todos estos papelitos los hace llegar el empleador directo a los lolitos que pagan, así que quédese más o menos tranquila: hinche harto al empleador, eso sí, para asegurarse de que hizo llegar todos los papeles como corresponde.

PARA TRABAJADORAS INDEPENDIENTES (aquí sí que estamos mal)

  • 12 meses de afiliación a AFP (acreditar con certificado)
  • 6 meses de cotizaciones dentro de los 12 meses previos a la licencia del prenatal (acreditar con certificado)
  • Estar afiliada a Isapre o Fonasa (acreditar con certificado)

Pero ADEMÁS, hay que llevar un kilo de papeles (no sé a dónde; cada vez que llamo a Salud (no) Responde, me pelotean para un lado diferente… que COMPIN, que Fonasa, que la casa de mi mamá…). Para que los tengan listos, chiquillas:

Para todas:

  • Fotocopia del certificado de iniciación de actividades
  • Copia de la última declaración anual (declaración de renta)
  • Certificado de residencia otorgado por la junta de vecinos (WTF!)

Para las de actividades comerciales de primera categoría (comercio, por ejemplo):

  • 6 últimos pagos de IVA (formulario F29)
  • Copia de la patente comercial vigente

Para las de actividades de segunda categoría (boletas de honorarios):

  • Copia de las boletas de honorarios otorgadas por 6 meses previas a la licencia del prenatal

Si Ud. es como yo y, aparte de sher una mujersh emprededorarsh con shu negoshio, pitutea y da boletas de honorarios, está súper frita, porque tiene que llevar todos toditos los papeles que les mencioné.

A las independientes, les cuento que, si los examinadores de la probidad maternal determinan que usted no ganó lo suficiente como para justificar los montos cotizados, cagó pistola: no le pagan o le pagan menos (mucho menos). Igual le van a pagar menos de lo que cree, ya sea dependiente o independiente, porque todo se calcula sobre las rentas imponibles. O sea, que si su empleador es bueno para los Bono-bons, está sonada. Partamos por descontar altiro los bonos de alimentación y traslado que usted asume como parte normal de su sueldo. Bye bye, bono.

Con el marido/papá-chocho conversábamos recién que una política pública valiente y realmente equitativa debiese contemplar los mismos derechos y deberes para madres y padres; o sea: que la madre ya no sea “dueña” del postnatal y decida darle al papá unas semanitas, no poh. Lo que debiese ocurrir es que AMBOS tengan pre y postnatal, por la misma duración, sin pensar que uno va a hacerle la maldá al Estado (porque para eso son todas esas trabas, ¿no?). Con una política así, de inmediato disminuyen varias formas de discriminación laboral hacia las mujeres por nuestro potencial de ser madres (como si uno despertara embarazada por obra y gracia del pulento), y potencian el fortalecimiento del vínculo entre el padre y los retoños, que es tan importante como el que tienen con la madre.

¿Me pueden decir cómo cresta fomentamos la maternidad/paternidad con el sistema tal como está? Cuando seamos un país de puros viejos cagados, miraremos a este presente, preguntándonos por qué no tuvimos la altura de miras, la inteligencia, de propender a la igualdad de derechos y responsabilidades en cuando a la paternidad/maternidad.

Hay varias columnas que abordan estos temas con mucha más profundidad y seriedad que esta entrada. Para darle vueltas a este tema, les dejo:

¿Derecho a la maternidad en Chile? Sólo para algunas

The motherhood penalty: It’s not children that slow mothers down

The Motherhood Penalty vs. the Fatherhood Bonus: A Child Helps Your Career, if You’re a Man

Anuncios

Un pensamiento en “Prenatal – postnatal – locura”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s